martes, 28 de mayo de 2019

Diabetes: 5 preguntas clave para saber más sobre este tema


Hoy en día, la diabetes es uno de los grandes retos mundiales de salud pública. Conozca las causas asociadas a esta enfermedad.

La incidencia de diabetes está aumentando en todo el mundo, principalmente debido a la diabetes tipo 2. Si está interesado en entender esta enfermedad y cuáles son las causas, consecuencias y tratamientos que podrían estar asociados, este artículo es para usted.

Diabetes: ¿Qué es?

La diabetes es una enfermedad metabólica crónica con niveles elevados de glucosa (azúcar) en sangre.

La insulina es una hormona que permite la entrada de azúcar en las células, reduciendo la cantidad de azúcar circulante. Cuando el páncreas no puede producir insulina en cantidades suficientes para satisfacer al organismo, o incluso cuando los órganos tienen resistencia a esta hormona, es ahí donde ocurre la diabetes. Es decir, cuando esta hormona no funciona correctamente o incluso cuando no existe, los niveles de glucosa en sangre aumentarán y, en consecuencia, aparecerá esta enfermedad crónica que es tan común en todo el mundo.

¿Cuáles son los síntomas?

La diabetes puede ser asintomática o aparecer con varios síntomas. Tome nota de los síntomas más comunes:

  • sed excesiva
  • fatiga
  • sensación de hormigueo o incluso entumecimiento en manos y pies
  • visión borrosa
  • orinar con frecuencia
  • vómitos
  • dolor abdominal
  • infecciones con cierta frecuencia
  • pérdida de peso
  • hambre excesiva
  • proceso de cicatrización lento

¿Qué tipo de diabetes hay?

a) Diabetes Tipo 1:

En la diabetes tipo 1, el diagnóstico es muy rápido y normalmente un poco dramático. También conocida como diabetes juvenil o insulinodependiente, tiene una fuerte predisposición genética.
Caracterizada como una enfermedad autoinmune, en la que el páncreas pierde la capacidad de producir insulina debido a un defecto presente en el sistema inmune (aparición de autoanticorpos frente a las células beta pancreáticas).

b) Diabetes previa

Esto ocurre cuando se producen ligeros cambios en los valores glucémicos de la sangre, es decir, valores que no son normales, pero tampoco son suficientes para considerar la diabetes.
Normalmente, las personas que experimentan este tipo de cambios tienden a padecer diabetes en el futuro.

C) Diabetes Tipo 2

Esto ocurre cuando el páncreas se resiste a la insulina, pero también cuando la producción de insulina es relativamente pequeña e insuficiente.
La diabetes tipo 2 es el tipo más común que se produce predominantemente en adultos. A menudo está asociada con el exceso de peso, el sedentarismo y el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono refinados, que no son en absoluto proporcionales a la energía que se gasta. Sin embargo, también puede manifestarse debido a factores genéticos en los que ya existe una predisposición genética.
En este tipo de diabetes, la enfermedad puede a menudo no ser detectable en cuanto se manifiestan los primeros signos. Es decir, puede vivir con diabetes tipo 2 durante un largo periodo de tiempo sin saber que la enfermedad está presente.

d) Diabetes Gestacional

La diabetes gestacional se desarrolla normalmente en el tercer trimestre del embarazo. Es el resultado de una resistencia insulínica debida al entorno hormonal del embarazo, especialmente si ya existe un historial familiar de diabetes.

Si está embarazada, cálmese. ¡La ayudaremos a entender mejor este asunto!
Aunque pueden aparecer algunos signos de alerta, como visión borrosa y sed excesiva, Este tipo de diabetes tiende a desaparecer después del parto. Se trata, en la mayoría de los casos, de un período únicamente durante el embarazo y en el que la mujer embarazada debe tomar ciertas precauciones.

El diagnóstico consta de dos fases:

  • evaluación de la glucosa en ayunas en la primera visita prenatal
  • reevaluación a las 24-28 semanas mediante una prueba de tolerancia a la glucosa oral (PTGO).
¿Para qué sirve la Butilhioscina?

¿Cuáles son los tratamientos asociados?

La diabetes es una enfermedad crónica que no tiene cura. Sin embargo, con un cambio en el estilo de vida y un tratamiento farmacológico adecuado, es una enfermedad controlable.
El objetivo del tratamiento de la diabetes es controlar la cantidad de glucosa presente en la sangre, evitando así caídas o picos a lo largo del día.

Para el tratamiento de la diabetes tipo 1, es necesario inyectar insulina para mantener los niveles de glucosa en sangre normales. Para que esto ocurra de la mejor manera posible, su médico le controlará y le suministrará un esquema de insulina (incluyendo los tipos de insulina, las dosis adecuadas, las formas correctas de administración y el horario).

Siempre se administra bajo la piel mediante inyecciones en lugares como brazos, barriga, muslos y nalgas. Cabe señalar que la panza es el lugar para las inyecciones de acción más rápida y que los muslos se utilizan más para las inyecciones de acción intermedia.

Por lo tanto, si nota un pico o un descenso en los valores de insulina, debe inyectarse en el vientre.
Para el tratamiento de la diabetes de tipo 2, éste exige que cambie sus hábitos alimenticios y, a su vez, su estilo de vida.

La ingestión de alimentos con bajo contenido en grasas y azúcares, la práctica del ejercicio físico, el control del peso, el control periódico de los valores de glucosa y las visitas médicas regulares son algunos factores que contribuyen a un tratamiento eficaz.

Sin embargo, si padece este tipo de enfermedad, puede que también tenga que tomar algunos medicamentos para controlar su nivel de glucosa. En consulta con su médico, éste le indicará el tratamiento más adecuado para su caso, que puede pasar por la toma de comprimidos diferentes e incluso de inyecciones.

Hablando ahora del tratamiento de la diabetes gestacional, su objetivo es reducir los niveles de azúcar en la sangre de la madre para que no perjudique el desarrollo del bebé.

Si ese es tu caso, no te preocupes. La práctica del ejercicio, junto con una alimentación sana, es a menudo suficiente para mantener sus niveles normales de glucosa.

Sin embargo, si estas prácticas no son suficientes, existen otros métodos, como el uso de medicamentos por vía oral o incluso inyecciones temporales de insulina.

¿Qué importancia tiene la nutrición en el tratamiento de la diabetes?

La nutrición es un elemento esencial en el tratamiento de la diabetes, pero es importante saber más e informar al médico que realiza el seguimiento de la enfermedad.

Para muchas personas con esta enfermedad crónica es indispensable establecer un plan de nutrición adaptado a sus preferencias individuales, así como a sus necesidades glucémicas y actividades diarias. Por lo tanto, si usted es diabético, debe ir acompañado por un equipo de especialistas en nutrición para que todo el proceso de tratamiento sea más fácil para usted.